Skip to content

f*ck sh*t f*ckin sh*tty cramps

noviembre 10, 2006

Encontré esta referencia en algún lugar de la blogósfera de cuyo nombre no logro acordarme:

A recent scientific study found that women find different male faces attractive depending on where they are in their menstrual cycle.
For example, when a woman is ovulating she will prefer a man with rugged,masculine features.

And when she is menstruating, she prefers a man
doused in petrol and set on fire, with scissors stuck in his eye and a cricket stump shoved up his arse

Y es perfecto para traerlo a colación hoy aunque nada me haga gracia.

(je)

muuy bueno

From → Odio el mundo

11 comentarios
  1. Oye Jugosa, ¿y qué tan atractivo me encuentras cuando pido nadar en el aromático río de salmón carmesí que vierte tu cuevita del amor?, o ¿cuando uso como separador de lectura tus caballitos usados y perfumados?…
    Pero a lo que nos truje chencha es, que siempre te pones chiple y gloriosa!!! tengo que gritarlo a los 4 vientos!!! eres una jugosa abrazable y acurrucable cuando el sistema métrico decimal te llega!!! y nadie lo ha bebido en vaso de los Looney Toons con fondo musical de “A girl called Eddie” y retorciéndose un pezón…
    :P Vivan los periodos de la mujer!!!

  2. Pink permalink

    Estoy de acuerdo con tu cita cosa, aunque la verdad, ¡¡¡a mi todos los días me gustan viejos diferentes!!!

  3. jajaja, me hizo reír mucho…
    Saluditos y besos…

  4. Ya actualiza tu bloooogggg……

  5. Adrián (tu moyocollo) permalink

    Mi muy sabrosa gordita de huitlacoche: no tengo idea de cómo sea la experiencia de que se te suba el muerto (aún no me ha llegado la necrofilia como perversión…aún), pero, para ser sincero, he de decir que me toca muy especialmente el tema del cine México, toda vez que, como sabes, yo era asiduo visitante de su anterior giro. Los aientos de tapices charpeados en cuyos esponjosos rellenos garrapatas y piojos en libre salto gozaban; las tenaces persecusiones de las que era uno objeto tan pronto cruzaba el umbral por parte de todo tipo de fauna hormonal; las indelebles imágenes de mujeres levantándose la falda y orinando en los mingitorios (acto que le obligaba a uno a redefinir sus roles de género); las cabezas que, a contraluz, aparecían y desaparecían de entre los asientos en acompasada danza lúbrica; los “ahhhh” reprimidos en “gggmh”; las (entonces inéditas y totalmente novedosas en nuestro país) películas italianas de arte (enemas y coprofilia, toda una novedad¡!); los “¡cácaro puñetero!” tan entrañables; las escapadas despavoridas de último minuto con el objeto único de no salir penetrado por cuanto orificio lo permita…¿Cómo demonios no enfurecerse al evocar esos entreñables recuerdos y al recordar, con horrísono pavor, el momento funesto en que, hormonas por delante, doblé la esquina con mis $12.50 en la mano sólo para encontrar sendo letrero que anunciaba: “Pare de sufrir”?, ¿Cómo, explícamen tú, no sufrir?, ¿Cómo atarugarme de nuevo el montecrespo que ya se deleitaba en sus regurgitaciones?, ¿Cómo no tomar como una mala broma, muy mala, el “pare de sufrir”, cuando, precisamente, el fin de mi sufrimiento (y el de una enorme cantidad de lúbricos espíritus) radicaba en esa ara de la gónada?, ¿Por qué, ¡oh, Dionisos!, le niegas ese Angelicato a tanto Dolmancé?, ¿A dónde si no al “Greta Garbo” y al “Fantasía” se recluirá esta masa que pulsa hormona?

    Y ahora, mi tlacoyo de rosáceo nenepil, al abrir por segunda vez en mi vida tu blog, lo primero que me encuentro es el fatídico recordatorio que me ha vuelto a revivir el marasmo gonádico bullente que tanto quema el bajo vientre.

    Por mí, que a todos lo paresufrientes en el infierno en todo el ganchullo “les embadurnen con almagre y mixturas venenosas” (sabio Quevedo).

    Un beso en tus carnosos entretelones, no obstante.

    (Sé que este comentario correspondía al un día anterior pero…me valió)

  6. Adrián (tu moyocollo) permalink

    Fe de erratas: Donde dice “persecusión”, debe decir: “persecución” (la ira me escamotea la ortografía).
    Donde dice “a todos lo paresufrientes”, debe decir: “a todos los hijoeputa paresufrientes (sic)”.

  7. Ah, Adrián, ¡mi moyocoyito tibiezón! Qué gusto leerte por estos lares. No te entumezca la esperanza la escasez de noticias mías, que su falta no es reflejo de un olvido traicionero, sino de merma en mis bolsillos. Recibido he tus lúbricos mensajes, y guardádolos he con el ardiente deseo de volver a posar mi mirada en tu viril corporeidad. Retorna, pues, a tu quieto recogimiento y no pienses más en los herejes iconoclastas que destruido han tu templo e interpuéstose han entre tus hormonas y tu felicidad. Recuerda que la tierra donde ahora habitas es pródiga en cuanto a lujuria se refiere. Regocíjate, entonces, en sus poco cándidos asientos mientras tu mirada viaja de senos a piernas, de pliegues húmedos a bocas carmesí. Mientras, quédome yo aquí, con el puro pensamiento vagando entre las imágenes del marasmo gonádico en tu bajo vientre…

    ¿tons qué papi?

  8. Jugosa, jugosa, jugosa…
    Pero no obviar mi ardiente participación en el lúbrico mensaje que te ha llegado ayer desde el “El café de arriba” cuya ambientación tortuosa estaba a cargo de la despachadora y sobrepesada señorita sonriente.
    Mientras evocábamos vuestros firmes pechos de golondrina, sorbíamos el aromático brebaje con singular sonrisa y rubor enrojecido justamente resultante del pensar en tus abrazadores bistecitos rosados del amor.
    Con semejantes destinos culinarios de nuestras entrepiernas, no debes negarte de hacernos una obligada visita. Y menos ahora que hemos discutido la manera digna de tu recibimiento y tu a…cogida.
    Todo el aprendizaje que hemos acumulado de los recintos iluminados de la proyección de los celuloides de nombres tales como “La penetrante flecha de Robin Hood” o “Adolescencia perversa”, nada mas han acumulado un catálogo de experimentos por llevar acabo. No lo dudes Quesadillita del jugo entrepiernil, acá siempre serás nuestra diosa del Requesón.

    P.D. las costras color mentiolate en un chochito, no son mas que un medidor de kilometraje interno.

    ¡¡¡BESOS Y LAMBIDAS DE HOMBRO!!!

  9. gracias por el link +, buenísimo como siempre ;)

  10. Adrián (tu moyocollo) permalink

    “Pero yo, en mis placeres, tu amante, pretendí tu compañía, porque sé que este día eres tú sola, en todas las mujeres que entretienen lascivos pensamientos, la que aún aguar no sabe los contentos”

    Mujer que rodea al carnoso Pireo de mis lujurias:

    Hasta hoy, de pécoros estertores desfallecía yo por el flagelo de tu silencio. Los trabajos de Heracles, los esfuerzos de Sísifo, las cadenas de Prometeo y los desconsuelos del Peje lejos estaban de igualar mis cuitas por tus mientes: “idest”: El huauzontle me chorreaba por las ganas de trillarte la pepita.

    En efecto, a falta de tus lascivas carnes he cebado mi añoranza en algunos de los más inmundos estercoleros (baste decir que el legendario cine Teresa hace ver al otrora cine México como el área de juegos de cualquier McDonalds). Sin embargo, no pierdo la esperanza de deshuesarle el guamúchil a mi princesa (con todo respeto, claro está).

    En companía de Ricardo te hemos evocado en la Lagunilla, Tepito y Coyoacán (parece canción del Tri).

    Ambos esperamos pronta satisfacción de nuestras plegarias.

    Entre piernas, perdón, entre tanto, te envío un beso en la bisagra de tus pliegues.

    Tu Moyocollo (con requesón)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: