Skip to content

Domingo familiar

agosto 1, 2006

El Ingeniero y yo nos dimos una vuelta por Liverpool. No que nos encante ir a esas tiendas, pero tenía que comprar sábanas para su nueva cama y las de Wal-Mart nos parecieron bastante feas.

Pasamos por el departamento de electrónicos, que está antes de llegar al de blancos, y me enamoré de una cosa. Una manzanota enorme. Una televisión en forma de manzana.

Con sus hojas y su tallo y todo.

El Ingeniero volteó a verme con cara de “oh no, aquí viene su lapsus infantil”, sonrió condescendiente y pacientemente y me puso la mano en la cabeza, tal cual como a una mascota.

“¡Wow! ¡yo la quiero! ¡es hermosa! ¡tiene sus hojitas!” dije yo

El Ingeniero volteó los ojos “paciencia, paciencia” parecía pensar

“¿A poco no es hermosísima?” le pregunté, y él respondió “sí, está cura”

“Si algún día tu hija muriera de ganas de tener una televisión así y tú la pudieras pagar sin ningún problema ¿le dirías que no? ¿ se la comprarías?” le pregunté, en tono de chantaje…

“Si tuviera menos de doce años, sí se la compraría”

¡Ahem!

Ya luego me confesó que viendo los hermosos utensilios de cocina, las vajillas y los muebles, le daban ganas de casarse.

Tengo que llevarlo a Liverpool más seguido.

* Y encontré la foto y la página del fabricante de la televisión. Por si a alguien le interesa, tienen modelos hermosísimos: hannspree se llaman
¡Ah! y no son para niños, son “coleccionables” (así ya no me siento tan mal)

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: