Skip to content

Arma Mortal I

julio 6, 2006

A veces viene mi jefa a mi oficina a ver cosas conmigo, a revisar el servidor o a quemar discos. Son las únicas ocasiones en las que nos vemos y tenemos oportunidad de platicar. Parece que yo soy feliz platicando con ella y a veces creo que ella es feliz platicando conmigo. Platicando de tonterías y de otra gente y de su vida y de mi vida. Pero siempre siento que sale huyendo de aquí. Que sale huyendo de mí y de mi plática.

Hoy, cuando llegó la chica de servicio social y entró a mi oficina por unas carpetas, me dijo “que te vas a ir a NY ¿verdad?” y yo comencé a platicarle cómo había decidido irme para allá, cuántas ganas tenía de conocer esa ciudad, cómo estaban mis planes y demás. Mientras más platicaba, más se acercaba a la puerta. Me decía “sí, es increible esa ciudad. Bueno…” y se daba la vuelta para irse. Yo le preguntaba cuándo había ido, qué lugares había conocido. Ella volteaba a la puerta y parecía que le urgía salirse de mi oficina.

Creo que estar sola todo el día me afecta.

Encerrada entre papeles viejos y carpetas y artículos de oficina, aprovecho cualquier oportunidad para conversar y desaburrirme.

Pobre de mi jefa. Pobres de los que se asoman a saludarme por cortesía.

Pondré un letrero en mi puerta que diga:

¡Ay! de aquel que se atreva a cruzar este umbral

y penetrar en la soledad de esta oficina.

¡Ay! de aquel, porque será atacado por un monólogo inconexo, exagerado y ridículo articulado en un timbre de voz tan alto que no solo

le reventará los oídos, sino que

penetrará en su cerebro y

le provocará lesiones que

lo dejarán en estado vegetal por el resto de su vida.

¡Ay! de aquel, porque en esta oficina habita la pesadilla de los tímidos

de los silenciosos

de los ermitaños

de los que hicieron votos de silencio

de los antisociales

de los amantes de voces dulces y melodiosas

y de los que no tienen ganas de hablar.

 

Queda advertido.

Entra bajo su propio riesgo.

 

2 comentarios
  1. :-) Muy bueno!. Tendrías que estar en mi oficina donde somos unos 150 personas en la misma sala (al estilo de la película de El Apartamento) Seguro que se enteraban de tus planes una gran multitud y te hacían comentarios varios.

    Me gusta tu letrero de la puerta!. Muy barroco (o muy medieval, más bien).

    Saludos de viernes!.

  2. Sí. Una amiga trabaja en el Silicon Valley de Guadalajara, en una maquiladora de electrónicos donde solo tiene el espacio para su computadora y su silla y su respiración. Dice que soy afortunada por tener una oficina para mí sola, para sacarme los mocos sin que nadie me moleste.

    Una vez, en un documento del siglo XVIII encontré un letrero que se puso en las puertas de una iglesia en contra de un par de tipos fraudulentos. Era una sarta de maldiciones que me dejó impactada. Jamás imaginé que algo tan “medieval” podría haber existido en mi ciudad. Fue increíble. No lo copié, pero tengo la referencia. Un día de éstos lo publicaré.

    Saludos de viernes! Buen día :)–>

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: