Skip to content

El inevitable post de fin de año

enero 7, 2006

La costumbre es hacer un balance de lo que sucedió durante el año, en diciembre. Hay recuentos de noticias, resúmenes de series, repeticiones de programas y cosas así. Para reflexionar y aprender. No suelo hacer eso. Nunca llevo a cabo los rituales de fin de año. Pero…

…el 2005 me ha puesto a pensar… y aunque ya es 2006, no quería perder la oportunidad de escribir un par de listas con los hechos más relevantes. Llevan un orden estrictamente cronológico y, aunque he dejado de lado algunos acontecimientos significativos, creo que lo más importante se concentra en:

Lo peor del 2005

1. La cirugía de emergencia en un hospital del Seguro Social (y la enorme cicatriz en mi panza)
2. El diagnóstico de la endometriosis y su tratamiento (prometí no volver a hablar del tema en el post anterior, por lo que no entraré en detalles)
3. Los problemas laborales suscitados por mujeres envidiosas y un jefe favoritista, inepto y poco ético (que provocó la posterior crisis existencial e histeria colectiva: ¿sirvo como historiadora?)
4. El segundo lugar en los mejores promedios de la licenciatura (considerando que el primer lugar me lo ganó precisamente ESE patán)
5. Héctor vomitando desde el balcón y culpando a los amigos de Alberto (hasta la fecha mantiene su versión)
6. La cirugía inesperada de Alberto (pensar que era algo muy grave y sumarlo a la lista de hospitalizaciones del año)
7. La caída de mi abuelita, su posterior cirugía y la forma en que terminaron las cosas en la casa (sumar a la lista de hospitalizaciones)
8. El acoso en el trabajo de una amiga (descubrir no entender que las intenciones de las personas no siempre son buenas o, lo que es igual: confiar ingenuamente en cualquier persona)
9. La FIL (porque no trabajé, solo fui dos días, compré solo un par de libros y estuvo aburrida)
10. La cancelación del nuevo proyecto de trabajo (la desilusión)

Lo mejor del 2005

1. En general la graduación, el discurso y el diploma al mejor promedio (aunque después se haya confirmado que en realidad era el segundo y que Alva diga que saqué el discurso de mi diario)
2. La decisión de vivir con Alva (aunque de ahí se hayan derivado otros problemas como los amigos vomitando desde el balcón, los problemas financieros, el trabajo que implica mantener en pie una casa, etc)
3. El nuevo trabajo en el archivo (aunque al principio haya sido difícil por los problemas laborales en el anterior trabajo)
4. La oferta de trabajo como coeditora en una revista reconocida (aunque finalmente haya tenido que regresar con el jefe y decirle que “siempre no”)
5. La reacción de mi jefa al enterarse de la nueva oferta de trabajo (¡yo estaba tan asustada!)
6. EL regalo de navidad: crema, jabón y esponja de Crabtree & Evelyn (más bien el hecho de que Alberto entrara a la tienda, se tomara el tiempo de oler varias cremas y saliera de ahí con la bolsa azul y el listoncito naranja)

Como el lector puede observar, existe una relación de interdependencia entre lo mejor y lo peor: no existe la una sin la otra. En una gráfica, formarían ondas con crestas y valles muy pronunciados: dinamismo.

Algunas semanas antes de que terminara el año, mi veredicto era que había sido un muy mal año. Una semana después de que terminara el año… lo sigo pensando… ¡Me urgía que terminara!

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: