Skip to content

De nuevo sobre libros

diciembre 7, 2005

Me gustan los libros gordos. Cuando tengo ganas de comprar un libro, me fijo cuántas páginas tiene. A los flacos ni los pelo. Me dan flojera. Aunque hay sus excepciones, por ejemplo Novecento. Es un libro muy flaquito pero hermoso.

Fui a la FIL. Después de 6 años seguidos de trabajar ahí, fui como una civil cualquiera. ¡Qué horror!. Compré un libro de $10.00 que creí necesitar para la tesis. También compré otro (mucho más caro) de 570 páginas. Había otro más gordo, pero obviamente estaba mucho más caro. Tal vez después lo compre. También había otro gordo, pero pensé que no lo disfrutaría tanto: 2666 de Roberto Bolaño (1125 páginas). Supongo que será muy muy bueno, pero no estoy preparada para leer sobre los feminicidios en Ciudad Juárez.

A lo que iba con este post era a explicar(me) por qué me gustan los libros gordos. Lo estuve pensando mientras escogía cuál comprar. Y es paradójico, porque soy una pésima rollera. Me cuesta trabajo escribir más de cinco cuartillas, todo lo sintetizo. Pero con la lectura es distinto, mientras más rollo mejor.

Me gustan los libros gordos porque:

1. El final está más lejos que en los flacos
2. Son pesados y voluminosos, por lo que no se te olvidan, te recuerdan a cada momento que están ahí, que te están esperando
3. Los puedes volver a leer muchas veces, porque como son tan largos se te olvidan algunas partes
4. Aunque no en todos los casos, existen en los libros gordos más posibilidades de encontrar una historia redonda, con cuerpo, con juegos, con personajes que casi se pueden tocar
5. Y yo pienso: si alguien se pone a escribir una novela es porque tiene mucho que decir, entonces que diga todo lo que quiera y no escatime en páginas

Tal vez mi manera de leer o de elegir qué leer no sea la más políticamente correcta, pero me ha llevado a descubrir obras fascinantes. Así fue como me topé con La pasión según G.H. (aunque no es gordo), Escrito en el cuerpo (que tampoco es gordo), El rinoceronte del Papa (o sea, la deliciosa prosa de Lawrence Norfolk), El manuscrito hallado en Zaragoza y no recuerdo cuáles otros (tendré que leerlos de nuevo).

Anuncios

From → Uncategorized

3 comentarios
  1. René permalink

    Mientras no te de por empezar a leer enciclopedias, solo porque estan gordotas esta bien, je je, saludos

  2. carnal permalink

    hablando de libros gordos ya dejanos en paz con el bendito rinoceronte del papa por amor de dios

Trackbacks & Pingbacks

  1. Barroco Carmesí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: